¡Date cuenta!


Los seres humanos tendemos a compararnos en muchos sentidos con las personas que nos rodean, desde nuestras capacidades y logros, hasta las cosas materiales que poseemos; error para unos y motivación para otros, depende cuál sea tu definición de “felicidad” ya que ésta definitivamente actúa como la principal razón para levantarte todos los días y alcanzar tus metas.

Para algunas personas la felicidad significa el mayor éxito de todos, dejando a un lado lo material y el prestigio, mientras que para otras se relaciona con la familia y amigos; y para unas cuantas con la cuestión monetaria. Todos buscamos lo mismo, lograr nuestros objetivos.

En este camino de búsqueda no todo será color de rosa, la vida siempre tendrá altas y bajas, las cuales pueden llegar a ocasionar un sentimiento de fracaso; pero no te desanimes, el éxito es sobre quién eres y qué tan lejos has llegado. Si en algún momento sientes que no eres la persona exitosa que deberías ser, primero toma en cuenta los siguientes puntos antes de hacer comparaciones precipitadas:

-Con los pies en la tierra: a lo largo de nuestro camino nos encontraremos a personas con todo tipo de personalidades, desafortunadamente habrá unas que se sientan superiores por tener cierto puesto laboral o posesiones, pero como mencionamos anteriormente, eso no es el éxito. Se necesita de mucha empatía y humildad para reconocer que todos tenemos capacidades y debilidades, por lo que pedir ayuda es una señal de aceptación que necesitamos la guía o apoyo de otras personas para lograr nuestra meta.
-Mantén perspectiva: esa capacidad de aceptación y conciencia de nosotros mismos y de lo que nos rodea nos ayuda a no perder perspectiva de dónde estamos y a dónde vamos pase lo que pase. Aprender de nuestros fracasos y problemas será fundamental para alcanzar el éxito. Es normal sentirse afligido tras una situación que no resultó como lo deseábamos, pero lo único que queda es aceptar lo ocurrido, aprender de ello y seguir nuestro camino tomando en cuenta esos errores o circunstancias ajenas que nos afectaron para en el futuro cambiar las alternativas a nuestro favor.

-Sé positivo: sabemos que es difícil mantener una buena cara ante la adversidad, más cuando se ha pasado por situaciones difíciles como mencionábamos anteriormente, sin embargo, por más complicadas que sean, siempre trata de ver el lado bueno de las cosas y sacar lo mejor de cada suceso. El aprendizaje de dichos episodios nos ayuda a ser más positivos porque creemos en nosotros mismos, en nuestras habilidades y capacidades.
-Sé fiel a ti mismo: cuando tienes pleno conocimiento de ti, quién eres y de lo que eres capaz, ya no habrá más momentos de preocupación por lo que otras personas digan o piensen de ti. Aprendes con el tiempo que esas opiniones no tienen poder sobre ti a menos que tú lo permitas, y todo esto gracias a que eres fiel a ti mismo, a tus creencias y principios. Aunque haya quienes quieran hacer daño, incluso nos permite aceptar esa forma de ser, reconocer sus errores y hasta celebrar sus logros.

-Acepta: hemos hablado de aceptación, errores, situaciones y personas, en este último punto solo queremos recalcar la importancia de aceptar las circunstancias que se nos presentan, previstas o no, porque puede que nunca estemos realmente preparados para enfrentar o solucionar algo en específico. Es relevante aclarar que no hablamos de un conformismo, al contrario, aceptar las cosas que no nos gustan y no podemos hacer algo al respecto, pero también tomar responsabilidad de las que no nos gustan y sí tenemos la posibilidad de cambiarlas. Es una manera de pensar que sin duda es clave para lograr el éxito personal.




¡SÍGUENOS!
      

Chemicals Distributor in Mexico

Comentarios

Entradas populares