¡Deshazte de ellos!


Sabemos que los hábitos son acciones o costumbres que tendemos a realizar con frecuencia; con el tiempo forman ciertas conductas y hasta parte de nuestra personalidad, por ello son sumamente importantes e influyentes en todo lo relacionado a nuestras motivaciones personales.

Después de realizarlos tanto tiempo, los hábitos se vuelven algo inconsciente, por lo que en muchos casos ya no logramos diferenciar los que nos dejan algo bueno de los que nos están deteniendo. Los malos hábitos afectan directamente a nuestros estados de ánimo, creatividad y por supuesto nuestro desempeño y productividad, por lo que es sumamente importante identificarlos y lograr un autocontrol y disciplina para deshacernos de ellos. Si crees que no tienes ninguno, te invitamos a leer los siguientes, tal vez te lleves una sorpresa.


Internet: después de un tiempo de estar en constante movimiento o concentración, es necesario un descanso, es comprensible, sin embargo ten en cuenta que para llegar a un nivel alto de concentración en una actividad nos toma 15 minutos, gracias a estos podemos experimentar grandes niveles de concentración y productividad. Por eso si de repente quieres buscar algo en internet, específicamente en las redes sociales, recuerda que te tomará otros 15 minutos el regresar a tu actividad previa; el internet es uno de los grandes enemigos de la concentración si no se usa con el mismo fin. Sí puedes distraerte con diferentes cosas, pero es recomendable primero terminar un pendiente y ya después tomar un descanso, todo es cuestión de aprender poco a poco a administrar nuestro tiempo.
“Multitasking”: sabemos que con solo escuchar la palabra te imaginas a una persona bastante productiva porque puede realizar muchas tareas a la vez, pero no lo confundas más. Como mencionamos anteriormente la concentración es esencial para poder llevar a cabo una actividad eficientemente, por lo que si le dedicas tu tiempo únicamente a una tarea, te será mucho más sencillo concentrarte e incluso terminarla más rápido. Cuando tu cerebro realiza dos cosas a la vez, no obtienes los mismos resultados a que si le dedicaras tiempo a cada una. Esto se verá reflejado al final de tu día, notarás que tu productividad aumentó. Y aunque muchas personas dicen ser “multitask”, no te dejes llevar por sus opiniones, mejor prueba e experimenta por ti mismo para conocer lo que te funciona más.
Procrastinar: el favorito de muchos, aplazar los pendientes. En varias ocasiones decidimos dejar lo más difícil o lo que menos nos agrada para el final, ya sea porque no nos sentimos preparados o simplemente porque no tenemos ganas de hacerlo. Sin embargo, es de las peores decisiones que podemos tomar. Es normal aplazar un pendiente si por ejemplo tienes otras cosas que debes entregar antes, pero no es normal que si no tienes otros pendientes, dejes esa tarea para horas o días después. Tu cerebro cuenta con cierta cantidad de energía mental y conforme vamos gastándola nuestra capacidad de decisión y productividad se ven afectadas. Para evitar esa fatiga mental es bueno realizar las tareas más complejas en la mañana cuando tu mente está más fresca o por lo menos tratar de hacerlas lo más pronto posible.
“Posponer”: ¿te suena familiar? En este punto nos referimos al bendito despertador. Sabemos que es complicado levantarnos de la cama, más cuando tu día anterior fue agotador o no pudiste descansar adecuadamente, pero posponer las alarmas es también algo que perjudica tu mente. Digamos que tu cerebro se programa para despertarte a la hora que debes hacerlo, incluso a veces lo hace antes de tiempo, por eso cuando pospones o detienes varias alarmas solo estás afectando ese estado de alerta provocando que te despiertes más tarde, más cansado y de malhumor. Por más difícil que sea separarte de tu cama, hazlo cuando suene por primera vez tu alarma para que tu mañana y día sean más productivos. Te sentirás mejor.
Aparatos electrónicos: utilizar tu celular, computadora o tablet cuando estás acostado en tu cama a punto de dormir, es de las peores cosas que puedes hacer, afecta increíblemente el poder conciliar el sueño y por ende tu productividad. Hay muchos casos de personas exitosas que secundan esta moción de dejar a un lado los aparatos electrónicos en la cama ya que ellos lo hicieron y realmente notaron un cambio, les ayudó en su camino al éxito. La luz que emanan los rayos solares por la mañana disminuyen la melatonina, hormona que de entre todos sus roles ayuda a dormir. Te preguntarás qué tiene que ver esto con tu celular… Bueno, esa luz del sol es demasiado parecida a la de nuestros aparatos electrónicos. Así que ya sabes, si quieres conciliar el sueño más rápido, descansar adecuadamente y ser más productivo, revisa todo lo que necesites antes de acostarte.

Si te sentiste identificado con alguno de estos malos hábitos, trata de dejarlos paulatinamente, tu productividad aumentará y te sentirás mejor física y mentalmente.



¡SÍGUENOS!
     


Chemicals Distributor in Mexico

Comentarios

Entradas populares