¡Supéralos!


Es normal tener miedos, principalmente somos propensos a experimentar este sentimiento cuando nos encontramos ante una situación poco familiar o desconocida totalmente, no sabemos cómo reaccionar, qué pensar o qué resultados esperar, sin embargo lo mejor que podemos hacer es calmarnos para poder analizar las circunstancias que nos rodean y pensar con claridad.

Para algunas personas esta sensación es constante en su trabajo. La ansiedad y el estrés en general son señales de que hay algo en particular que está provocando cierta incomodidad. Por tu bienestar mental, e incluso físico, es bueno tomar un momento para analizar el porqué de esas reacciones y finalmente poder enfrentar esas causas que llegan a detener nuestro desarrollo y crecimiento tanto personal como laboral.

Ser excluido: tener un miedo constante a ser excluido o ignorado puede ser algo común en cualquier ambiente, pero debes tener en cuenta que las probabilidades de que esto suceda en todo tipo de actividades sociales son casi nulas. Incluso hay personas que se preocupan por no “encajar”, se preocupan del qué dirán o pensarán los demás sobre su personalidad y acciones. Esto solo interfiere negativamente, ya que dificulta tu concentración y adecuada realización de tus actividades.
Si crees que tu caso es ansiedad social, lo mejor es trabajarlo con guía de un experto. No te sientas avergonzado por tener esas reacciones, recuerda que todos somos diferentes y que no siempre entablaremos una buena relación con absolutamente todos los que nos rodean, es natural. Concéntrate en dar lo mejor de ti en cada cosa que hagas, lo demás llegará solo.
No progresar: hay muchos casos de personas que empezaron a trabajar en un lugar con la principal intención de llegar a cierto puesto, y a pesar de que comenzaron muy motivados y dispuestos a hacer miles de cosas con tal de alcanzar ese objetivo, con el tiempo esa razón se puede ir desvaneciendo hasta convertirse en un conformismo. Sus actividades y metas se quedan solamente en su zona de confort y no se enfrentan a nuevos retos, ya sea por una cuestión ajena, que involucre a otras personas de ese entorno, o por un miedo personal.
Si te sientes identificado, lo mejor que puedes hacer es tener en mente que las personas que se quedan estancadas son aquellas que precisamente gustan de su zona de confort, y aunque todos tenemos una, debemos salir de ella si queremos lograr nuestras metas pues no siempre todo llegará cuando y como lo queremos. Esfuérzate y sé persistente.
Hacerse escuchar: a algunas personas les cuesta trabajo expresar sus pensamientos, mucho más cuando se encuentran en una situación laboral que involucra a sus compañeros y superiores, por consecuencias negativas que puedan tener estos comentarios como percepciones erróneas o incluso perder su trabajo. Sin embargo, las empresas exitosas llegan a serlo gracias al esfuerzo y bienestar de sus empleados, por lo que es bueno que las personas que te rodean sepan tu opinión, siempre y cuando te comuniques de la mejor manera posible para evitar malinterpretaciones.
No solo te ayudará a tener una retroalimentación personal, sino que también beneficiará a tu lugar de trabajo en general. Siempre se deben considerar diversas propuestas, no se sabe cuándo pueda surgir un buen proyecto.
Como mencionamos en un principio, es normal sentirse con miedo ante la adversidad e incertidumbre, pero no dejes que ese miedo te paralice y evite que vivas con normalidad.

Wislow, E. (2017). Get rid of your most common work fear once and for all. Recuperado de https://www.thriveglobal.com/stories/13626-get-rid-of-your-most-common-work-fears-once-and-for-all



¡SÍGUENOS!
      


Chemicals Distributor in Mexico

Comentarios

Entradas populares