Para un calor infernal...



Al igual que cuando nos encontramos en un clima frío, con el calor tendemos a cambiar un poco nuestra alimentación, pues la situación favorece diferentes antojos y gustos, sin embargo, también es sumamente importante considerar y mantener una dieta lo más balanceada posible, ya que con este tipo de circunstancias nuestro cuerpo puede sufrir bastantes pérdidas de vitaminas. Te recomendemos generar una simple rutina con al menos 4 comidas al día, en las que incluyas diversos alimentos como:

Agua: el calor puede tener fuertes consecuencias físicas y mentales, llevándonos incluso a un desmayo, recuerda que nuestro cuerpo está compuesto casi en un 70% de agua, por ello debe ser un elemento básico en tu dieta. Sabemos que en varias ocasiones puede ser complicado, pero evita en la medida que puedas las bebidas alcohólicas y azucaradas, contienen muchas calorías y generan un efecto contrario, más sed. Hay muchas verduras que la contienen, pero beber por lo menos 2 litros de agua al día te ayudará a mantenerte hidratado, mejorar el aspecto de tu piel y sentirte mejor.
Frutas y verduras: sí, la fruta realmente tiene un alto contenido en azúcares, por eso una dieta basada exclusivamente en este alimento, no es nada recomendable. Debes intercalarlas con tus comidas, un pequeño coctel con yogurt natural en el desayuno o una ensalada por la tarde, siempre y cuando no las ingieras en grandes cantidades, tu cuerpo podrá absorber lo que necesita. Como mencionamos anteriormente, las verduras contienen mucha agua así como vitaminas y minerales, por ello es bueno tenerlas presentes en la mayoría, si no es que en todas nuestras comidas.
Cereales y nueces: estos alimentos básicos también los puedes mantener en tu dieta, aportan muchos nutrientes que ayudan a la conservación en general de nuestro cuerpo. Principalmente las nueces y frutos secos, así como lagunas frutas, son fuentes importantes de antioxidantes que nos otorgan energía gracias a la calidad de sus grasas y proteínas.
Carnes: estos alimentos de origen animal también te beneficiarán en la cuestión de energía ya que te aportan suficientes proteínas. Solo ten en cuenta que es mucho más saludable y nutritivo cocinar carnes magras con poca grasa, así como pescados. Mientras menos grasa haya en tus comidas, mucho mejor será su digestión.
En cuanto a los lácteos debes tener cuidado, pues muchas leches, yogurts, quesos y sobre todo los helados suelen ser alimentos sumamente grasosos. Esta grasa es innecesaria para tu organismo, solo alentará el proceso de absorción de nutrientes y no te permitirá disminuir la temperatura corporal, ya que en esta temporada el cuerpo no consume tantas calorías como en la temporada de frío que necesita mantener cierta temperatura para su correcto funcionamiento.

Por último, recuerda que mantener buenos hábitos alimenticios así como ejercicio, ayudan a tu cuerpo a adaptarse mejor a las circunstancias que lo rodean.

Batista, M. (2017). Consejos para una alimentación sana durante el verano. Recuperado de https://www.hospitalaleman.org.ar/prevencion/consejos-para-una-alimentacion-sana-durante-el-verano/


¡SÍGUENOS!
     

Chemicals distributor in Mexico

Comentarios

Entradas populares